Varados

Cuando a Jacques Rivette, en el film Lumière y Compañía, le preguntan por qué filma, el francés calla; luego mira a la cámara, ligeramente incómodo, y responde: “ante esa pregunta solo es posible guardar silencio” .

Por qué escribimos los que escribimos. La respuesta solo puede ser diversa, como sucede con los protagonistas de esa película;  pero detrás de la reflexión sincera o de la simple teatralidad late una pulsión por quebrar los límites de la cotidianeidad, la membrana segregada por el peso de las obligaciones y la voz ubicua del poder. Al descomponer lo cotidiano, devolvemos a sus elementos la intensidad y el significado que se les ha sustraído.

Hay un deseo de gobernarse a uno mismo, porque nos preguntamos si el rumbo que trazamos no debería apuntar en otra dirección. La imagen del marino, o más bien del pasajero, que con gran dificultad trata de hacerse con el timón de la embarcación en una noche cerrada de tormenta, se acerca a lo que siento ahora. Digamos que escribo para tomar el mando de mi vida, para mostrar que la ruta a la que presto mi atención es una geografía fértil en la que merece la pena detenerse.

(Entrevista con Guillermo Stranded. – Laura Ibarreta,  Asalto, nº 238, octubre de 2004)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s